Primeros pasos…

Este viaje, pese a que no ha empezado propiamente tal, ha tenido de todo un poquito, y aquí les contamos…

Febrero 18, 2015. Partimos en Puerto Montt, punto donde diríamos adiós a amigos y familiares, que nos acompañaron hasta el último momento.  La despedida, esa llamada de teléfono, ese abrazo, esas cosas tuvieron algo distinto, es difícil describir, pero incluso al escribir estas palabras se me viene la imagen a la mente, y también me emociono. No sentí nada de eso durante todo el proceso, todo era normal, los días pasaban y nunca asimilamos el viaje como algo tan enorme, pero en ese momento de decir “ya, nos vamos”, todo fue diferente. A Sara también le pasó lo mismo al despedirse de los suyos. Pero es muy raro, puesto que justo después de ese instante, todo sigue normal, es una sensación única, muy especial.

Febrero 19, 2015. En Santiago fue todo normal, llegamos temprano, y el vuelo era en la noche. Alrededor de las 18.00 hrs. haciendo el check-in nos empezamos a encontrar con sorpresas. Sabíamos que debíamos pagar una visa para entrar a Estados Unidos, pero pensábamos que debíamos hacerlo al llegar allá, pero no! Por suerte se hace por internet, y bastante rápido. Volvimos al check-in, y la peor sorpresa de todas ocurrió. Sara tenía su pasaporte con la visa Australiana válido hasta Diciembre de 2015, todo bien hasta ahí, lo que pasa es que unos días antes del viaje sacó un pasaporte nuevo, como para tener de respaldo, pero no! Al haber hecho eso, el pasaporte con la visa Australiana se anuló, y debía traspasar cualquier visa ligada a este, al pasaporte nuevo, tema que se debía hacer a través de la embajada, algo rápido y simple. Para mala suerte nuestra, estábamos volando un Viernes en la noche, y la embajada estaba muerta. Batallamos hasta el último minuto, pero llegó el momento de embarcar y Sara finalmente no pudo volar hasta arreglar el tema el Lunes siguiente. De ahí en adelante todo era nuevo para mí. La idea era hacer todo junto a Sara, quien ya tenía la experiencia de haber volado fuera de Chile, pero bueno, había que asumir la experiencia de pasar por Estados Unidos y luego volar a Australia, solito.

Panorama del frío cerca del mediodía.
Panorama del frío cerca del mediodía.

Febrero 20, 2015. De un vuelvo de 10 horas, dormí sólo 4, eran las 05:15 y había -3°C en Atlanta, sin embargo tenía más ganas que nunca de salir a verlo todo, pero primero había que pasar por inmigración, aduana, y registrar el vuelo a Los Ángeles. Todo fue fácil, gracias a la amable gente en el aeropuerto dispuesta a ayudar y guiarte. Tenía 16 horas para estar en Atlanta por lo que esperé un poco y salí a la ciudad cuando no había tanto frio. Me subí al tren y me fui a “Five Ponits”, en el medio de la ciudad, donde pude ver CNN Central, el Phillips Arena y el Georgia Dome, construcciones colosales y lo más interesante en la ciudad. Conocí el Museo APEX, lugar que busca explicar toda la verdadera raíz de la gente de color, que predomina en Atlanta. El museo es acogedor, preciso, y la gente encargada muy explicativa y amable. Fui al barrio donde creció Martin Luther King, lugar de notoria pobreza, pero de mucha riqueza histórica. Termina mi recorrido por Atlanta, y no queda más que esperar el vuelo a Los Ángeles.

“Scream form me Long Beach!!”.. el que sabe no más…

Febrero 21, 2015. Son casi las 01.00 al llegar a LA, así que básicamente dormí lo que pude en el aeropuerto. Fueron 5 horas de sueño y no queda más que partir a conocer, partiendo por Long Beach. Luego de unas horas en tren, son las 10.00 y llegué a Long Beach, lugar precioso, pero muy turístico a la vez. No me interesa mucho el turismo, pero si el Long Beach Arena, por lo que fui a verlo, y es muy grande y bonito. Vi otras cosas como el Queen Mary y otros atractivos pequeños. Luego de horas de caminar y tomar fotos, volví al aeropuerto a chequear mi vuelo, alrededor de las 15.45. Una vez listo el registro del vuelo a Australia, me fui al centro de Los Angeles. Fue mucho caminar y ver lo más posible, desde locura por los deportes, comida en las calles, y mucho tráfico hasta un millar de latinos. Ya pasadas las 17.00 estaba de noche así que no pude ver mucho más, lo que sí la comida de la calle es genial y barata! Comí hot dog y tacos por muy poca plata y ya no quedaba más que partir una vez más al aeropuerto a esperar el vuelo a Brisbane, Australia.

En fin, mi primera experiencia fuera de Chile fue nada menos que Estados Unidos, el último lugar que me imaginé visitar alguna vez. No sé si sería el hecho de que todo era nuevo, todo era distinto, pero me gustó la pasada por Estados Unidos, sobretodo el frío, el café, y la gente de Atlanta, y el sol, la comida, y los paisajes de Long Beach. Así fueron los primeros días fuera de Chilito, ya les contaré la llegada a Brisbane, Australia, esperar la llegada de Sara, y todo lo demás que ha pasado. Gracias por leer! Galería de fotos abajo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s