Hobart

Tasmania es uno de esos lugares en los que no puedes parar de sorprenderte. Diez días se hacen nada en esta isla que tiene de todo para ofrecer, a todo tipo de viajero. No sólo encuentras paisajes para decir “wow” cada dos minutos en la ruta, sino que también está la increíblemente amable gente que puebla esta imperdible parada en tu viaje, te contamos.

DSC_0256
Infraestructura en Tasmania, digna de hace 200 años y más.

 

Día 1 – Nuestro arribo partió con el pié derecho, y vaya que fue un pié grande! Al bajarnos del avión en el pequeño y acojedor aeropuerto de Hobart, buscando maneras de llegar a la ciudad, conversando con Sarita, una muy amorosa señora nos escuchó y nos preguntó (en perfecto español) si andábamos de visita. Al responderle que sí, sin siquiera pensarlo, nos dice que esperemos a su marido con las maletas, y nos pueden llevar a la ciudad. Nosotros no podíamos estar más felices! Hablando un poquito más, mientras esperábamos al marido, la señora Helena nos dijo que es de nada menos que de Chile, y se vino a Australia cuando era pequeñita junto con sus papás. Fue una gran sopresa y felicidad mutua por la grata coincidencia, y ya de camino a la ciudad en el auto junto a don Manuel, nos contaron algunos datos de la ciudad y nos hablaron de lugares que podíamos ver en Tasmania, varios de los cuales ya teníamos contemplados visitar. Fue tan grande la coincidencia y ellos tan pero tan amables, que nos llevaron hasta la puerta de donde íbamos nosotros, a unas cuantas cuadras de su casa, por lo cual estábamos muy agradecidos y contentísimos. Don Manuel, que además es guía turístico, nos invitó a una de sus salidas dentro de la semana, pero por tiempo y vueltas, no se pudo concretar, pero se pasaron para buena onda! Gracias a este amable matrimonio local, conocimos otros datitos que no habíamos leído, comenzamos el día de la mejor forma, y además nos ahorramos los 40 dólares del taxi! Nos dieron una muy buena idea de cómo es la vida y la gente acá, que al parecer se moldean al precioso paisaje y el intenso clima que acá predomina, que no deja de asemejarse enórmemente a nuestro querido sur chileno.

DSC_0188
Por las calles de Hobart.
DSC_0213
Monumento Anzac en Hobart, precioso y muy tranquilo lugar.

Este primer día en Hobart nos sirvió para conocer el ritmo de vida y cómo se desarrolla un día Lunes en esta ciudad. Todo es muy tranquilo, todo pequeño, todo muy amigable. Caminamos un poco en el centro, donde se aprecian los edificios históricos que predominan en la calles principales. Mal que mal, estamos en la segunda ciudad más antigua de Australia, una de las que mejor preserva su patrimonio histórico, y particularmente cargadísima de potente historia de convictos- ya entraremos en detalles. Como se ve en el video, caminamos y vimos varias iglesias, un gran museo, pero por la hora estaban cerrados. De todos modos vimos un precioso parque donde nos relajamos un rato y pudimos contemplar el lugar, que a pasos de una hermosa y tranquila costanera cargada un poco más al turismo y la gastronomía.

DSC_0191
Costanera, que agradable estar en una ciudad al lado del mar otra vez!

A propósito, estando en Hobart nos hospedamos con Vahid, amigo de una amiga, que estuvo más que encantado de recibirnos en su preciosa casa. Al terminar nuestra caminata por la ciudad, nos encontramos con Vahid, cenamos en un restaurant local, fuimos a la casa, y luego de un poco de conversa había que dormir.

Día 2 – Temprano arriba, desayuno con Vahid, y partimos en búsqueda de nuestro amigo autito, que nos acompañaría en la aventura alrededor de la isla. Las buenas sopresas seguían ya que la compañía nos dijo que el vehículo que reservamos no estaba disponible, así que nos dieron uno mejor por el mismo precio, y partimos! Una vez movilizados, partimos de inmediato a Mount Wellington, uno de los lugares renombrados acá en la ciudad. Es el punto más alto de toda la ciudad, desde donde se puede ver absolutamente toda la península Tasman a lo lejos. Se observa también con gran claridad el paisaje de islas y canales que rodean todo el lugar, sin duda otro tremendo acercamiento al sur de Chile, específicamente a la isla de Chiloé.

Esta montaña ofrece caminatas de todo tipo también, algunas más largas que otras, y otras más empinadas por supuesto. Caminando por ahí, avistamos los primeros de muchos wallabies,  que más adelante aprenderíamos a diferenciar. Hay varios tipos de wallabies, y a lo largo de nuestro viaje nos acompañaron a donde fuera que se nos ocurriera visitar. En fin, luego de un par de horas en la montaña, volvimos a bajar y esta vez nos alejamos un poco hacia el nor-este de Hobart, a la preciosa localidad de Richmond. Es una villa muy tranquila, bella, pero por sobretodo antigua y con bastante historia, por ende además es bien turístico. Sin embargo para nuestra suerte, por ser Martes no había mucho turista atochando el lugar.

DSC_0488
Una de las postales típicas de Richmond.
DSC_0376
Y la arquitectura que sigue acompañando la ruta.

Richmond, como casi todo lugar aca en Tasmania, es un pueblo muy antiguo, colonizado en primera instancia por cazadores que venían de Hobart. Uno de los lugares emblemáticos es el puente Richmond que se construyó en 1823, lo que abrió las puertas a la comunicación y a la llegada de más gente con mucha rapidez. Hay dos iglesias principales, y también cementerios que datan de 1824. Vimos también una carcel pequeña, que también parece ser uno de los destinos turísticos de acá, y que también data de aquellos años, pero no hay fotos ni videos pues la memoria falló por un momento. En fin, luego de varias vueltas por las calles de esta pintoresca villa, y tras disfrutar de un café y un almuerzo livianito, nos fuimos de vuelta a Hobart, acompañados de una agradable lluvia que nos transportó de vuelta al clima sureño.

De vuelta a Hobart este segundo día, nos volvimos a juntar con Vahid para caminar otro poco por la costanera y conocer un poco más de la ciudad en la noche, que increíblemente cambia de sobremanera en comparación con el día. Las forma en que la ciudad está ilumada, y la combinación con el agua dan lugar a una ciudad bellísima de noche. Y luego de ya haber tenido suficiente de Hobart por el momento, había que prepararse para conocer lo más posible en tres días para volver a Hobart el fin de semana y ver aún más, pero junto a Vahid.

DSC_0533
Museo y galería de Arte de Tasmania, Hobart.
DSC_0535
La noche en Hobart

Se vienen las aventuras de los siguientes días, por mientras disfruten las poquitas fotos y el video que se puede ver en el facebook acá! Gracias por leer!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s