Port Arthur

En el tercer día de nuestra pasada por Tasmania, nos alejamos de la ciudad para tener nuestro primer encuentro con el maravilloso paisaje que abunda acá, y además nos dimos un baño de potente cultura. Acá les contamos como fue.

DSC_0594
Nos encontramos de todo menos demonios de tasmania en la ruta!

Día 3 – Salimos de la ciudad sin saber lo que nos esperaba en la parte más rural alrededor de Hobart. Sólo teníamos claro que queríamos conocer Port Arthur, una localidad que fue la cárcel donde llegaban los primeros reclusos desde el Reino Unido, la cual además tiene varias particularidades que ya contaremos. La verdad es que salimos bien temprano porque no teníamos una muy buena noción de las distancias y las carreteras, que a diferencia de Queensland, son muy amigables y las distancias mucho más cortas.

De camino a Port Arthur, que se encuentra a unos 90 minutos al este de Hobart, hicimos nuestro primero de muchos desvíos en el camino, para ir a encontrar una pequeña bahía que se veía en nuestro mapa. Nos quedaba a un pequeño desvío de unos 3 kilómetros en la ruta, y teníamos mucha mañana por delante, así que fuimos y valió la pena totalmente. En Marion Bay encontramos una vasta playa con aguas cristalinas (aunque bastante violenta), pero de todos modos ideal para recorrer a pie y para relajarse un rato. Había un viento enorme a esa hora de la mañana, así que no nos quedamos mucho, además nuestro objetivo del día nos esperaba. Dentro de todo, Marion Bay fue uno de esos pequeños lugares que descubrimos sin querer, y que nos gustó mucho, sobre todo porque no había nadie, pero absolutamente nadie más que nosotros para contemplar el lugar.

 

DSC_0569
La fria pero hermosa Bahía Marion, ideal para la primera pausa en la ruta.

En fin, luego de un par de horitas tras el volante, llegamos a Port Arthur, justo a la hora que se abrió el complejo, y a un par de minutos de comenzar un tour, así que el tiempo estaba a nuestro favor. Es importante destacar que este complejo era una gran penitenciaría donde se forjó gran parte de la historia de Australia, y que al caminar por sus ruinas y edificios se puede sentir en parte como fue la situación en esos años, por eso en el video tratamos de darle el “toque” de drama con la música. Al principio, como se ve en el video, te entregan un naipe que representa a un recluso, y antes de comenzar el tour puedes buscar al reo y seguir su historia, de cómo, por qué y cuándo fue enviado a Port Arthur. Recuerdo que mi recluso era un chico escocés de 19 años que fue enviado a esta cárcel por haber faltado muchas veces a su trabajo.

Y bueno, luego de esto comienza el recorrido por el amplio lugar, comenzando por el que fue el edificio principal, que es el de la primera foto abajo. Este primer edificio fue construido en primera instancia como un molino y granero, pero luego fue convertido en una penitenciaría. En este edificio habían cuatro pisos, donde se encontraban celdas, un taller para trabajos de confexión, una pequeña capilla, y hasta una biblioteca que en cierto punto fue la más grande y variada de Australia.

DSC_0604
Edificio conocido como “La Penitenciaría”

Este edificio fue arrasado por el fuego hace muchos años, para luego ser rescatado por este proyecto de conservación a mediados de los 60.

DSC_0732
Tras las rejas.

Luego se pueden visitar las celdas de castigo. Este fue un edificio diseñado y construido para que los recusos estén aislados lo más posible los unos de los otros. Las alas con celdas que se observan en este edificio están muy bien conservadas, para tratar de representar de la mejor forma cómo vivían los reclusos, trabajando, caminando, durmiendo y comiendo en esas pequeñas habitaciones, que son las que se ven en el video con camita y hasta escritorio. En este mismo edificio están las celdas para hacer ejercicio, que son las más amplias, en una especie de patio con una pequeña entrada de luz en la parte superior.

A las 11.40 de la mañana, y luego de unos 90 minutos de caminar, nos tocaba un recorrido en catamarán que nos llevó a ver Port Arthur desde el pequeño, pero hermoso archipiélago que acompaña la pequeña bahía, donde también hay una pequeña isla que fuese el cementerio correspondiente a la cárcel. Había otra pequeña isla donde por un tiempo se enviaba a los reclusos menores de edad, para no compartir con los adultos. En fin, no visitamos ninguna de las dos islas ni entramos mucho en detalle con esta parte, más que nada fue un paseo por el agua, donde nos contaron muchas cosas respecto a todo lo que ocurrió en esta penitenciaría.

Al volver del mencionado paseo en catamarán, tuvimos todo el tiempo y espacio a nuestra disposición, y partimos a ver las ruinas de la iglesia. Sin duda uno de los puntos fuertes pues es muy impactante. No estoy seguro si en el video o en las fotos se logra apreciar lo grandioso de esta construcción, quizás mi favorita en Port Arthur – me he dado cuenta que me encanta ver iglesias, ya sea por dentro o por fuera, y Tasmania es el lugar idóneo para observarlas, ya que abundan. 

Con tiempo de sobra para recorrer, fuimos a ver el fuerte y el complejo donde vivían los capataces y funcionarios de la penitenciaría, que pese a que no eran prisioneros, vivían en condiciones bastante deplorables y de mucho sufrimiento. Sin duda se dan muchos contrastes y sentimientos muy extraños en Port Arthur, pues es un lugar cargadísimo de crueles relatos, pero a la vez está ubicado en uno de los lugares más lindos que hay en Tasmania, la Península Tasman. Basta con pararse y observar donde está ubicado, y te das cuenta que es como la panorámica de cualquier resort 5 estrellas, con aguas cristalinas a pasos de praderas verdes y amplias. Luego de varias horas de recorrer, de grabar y fotografiar este emblemático lugar, orgullo de la historia en Tasmania, y ya cerca de las 1 de la tarde, había que almorzar una cosa poca y seguir recorriendo en dirección norte.

Acá es donde comienza nuestra verdadera aventura de descubrimiento en Tasmania, ya que fue en este punto de nuestro viaje, cuando no teníamos un punto claro de llegada, que nos dimos cuenta que en cualquier curva te puedes encontrar con un paisaje que no te dejará indiferente, y todo a un par de kilómetros fuera de tu ruta – he ahí la ventaja de viajar en autito. Salimos de Port Arthur para terminar la vuelta alrededor de la península, y a sólo unos 15 minutos de conducción al este del complejo penitenciario, nos encontramos con la llamada “Remarkable Cave”, que en español sería así como la Cueva Destacada o Notable. Una de las particularidades de esta entrada de mar, es que no es sólo una, sino que son dos entradas que convergen en una, lo cual no se ve mucho a nivel mundial, por lo menos de acuerdo a la reseña que se puede leer en el pequeño mirador. Pero sin duda lo más destacable de esta cueva, es que si se mira desde cierto ángulo – que dudo que se logre apreciar en el video, pero si quizás en la foto – se puede observar la forma del relieve de Tasmania, lo que es realmente notable! Hay otros datos sobre la geología del lugar, que la hacen también destacada, pero en general es un muy lindo lugar para observar, junto a un violento mar que ha moldeado los acantilados durante miles de años. También parece ser un lugar no muy visitado, así que se puede disfrutar mucho más aún.

DSC_0814
Si observan la entrada de luz, es el contorno de Tasmania!

De rumbo al norte, sabíamos que en algún momento queríamos llegar a un parque nacional llamado Freycinet, pero fuimos a nuestro propio ritmo, parando por aquí y por allá, disfrutando del hermoso paisaje que acompaña la carretera en el campo de camino a la costa.

Hicimos una pequeña parada en Swansea, uno de los incontables lugares a orillas del mar donde puedes disfrutar de playa, naturaleza y por qué no una larga caminata para despejar la mente. Desde Swansea se ve la península que alberga el parque nacional, y luego de avanzar un poco más decidimos acampar en Friendly Beaches, lugar donde prácticamente comienza el parque nacional que queríamos visitar. No sabemos por qué se llaman así estas playas (amigables), pero mi teoría es que el nombre proviene de la cantidad de amigables wallabies que decoran el lugar con sus brincos en el atardecer y temprano en la mañana. Estábamos buscando donde estacionar el amigo auto, y los wallabies ya se veían pastando por ahí, y como se ve en el video, no son para nada violentos o asustadizos, al contrario, son super amigables!

A todo esto, estos wallabies son del tipo Bennett. No pregunten por qué se llaman así, pero son diferentes a otro tipo con los que nos encontramos más adelante.

En fin, una vez instalados en un lugar, partimos a conocer la playa, que es muy diferente a las demás que habíamos visto en Australia. En vez de arenas claras, nos encontramos con grandes y rojizas rocas con distintas formas y tamaños, acariciadas por la suave mar de color turquesa que se extiende por el resto de la costa este de Tasmania. El precioso atardecer en esta playa, luego de un hermoso día de conocer, y sabiendo que aún quedaba mucho más, era la mejor manera de terminar este día en la ruta.

DSC_0904
Atardecer en Friendly Beaches

Espero las fotos y el video les ayuden a tener una idea de cómo fue esta experiencia para nosotros. Estamos muy emocionados por ya poder contarles sobre el resto del viaje. Por mientras, puedes ver el video en este enlace.

No te pierdas el próximo día que es de caminata, aventura en el parque nacional, y un lugar que jamás esperamos encontrar en Tasmania, incluso perteneciente al top 10 mundial! Nos vemos, y gracias por leer!

 

Anuncios

2 comentarios en “Port Arthur

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s